Chargement Evènements

« El que sabe recibir nunca está solo » (Rolando Toro).

El regalo de la vida no se puede ganar, es gratuito. Qué hacemos con esta donación, cómo valoramos el don de ver, de escuchar, de saborear? El de oler los aromas del mundo, de recibir una caricia? Cuando entendemos, en el sentido de comprender profundamente en una o uno mismo, el principio biocéntrico, experimentamos la felicidad de estar vivas/os y acogemos cada día con alegría.

Más allá del ideal, de las idealizaciones que hacemos, de las preferencias y de otros criterios selectivos, todos los seres humanos, conocidos, desconocidos, cercanos o distantes, son el caldo de cultivo para nuestra identidad. Sus obras, sus creaciones, su viaje existencial, resuenan en nuestros propios pasos. La gratitud a las demás personas pone fin de inmediato al sentimiento de soledad: « El que sabe recibir nunca está solo » (Rolando Toro).

Diferentes investigaciones y experimentos realizados en diferentes campos de las humanidades, desde la psicología hasta las neurociencias, destacan el poder de resiliencia del sentimiento de gratitud. La gratitud es un antídoto efectivo para el resentimiento que podemos mantener en nuestros corazones y que empaña nuestra percepción. Nos libera de la autocompasión, ya que transforma lo que podría parecerse a la resignación, en una verdadera aceptación de todo lo que es.

Nos invade cuando sentimos, profundamente y sin ninguna reserva, que todos los pasos que hemos tomado en nuestro camino, todas las experiencias, nuestras andanzas, nuestros errores, nuestras encuentros, nuestras elecciones … Todas las situaciones reflejan una sola realidad: siempre estamos en el lugar correcto, en el momento correcto y no somos más que aquí y ahora. Este sentimiento de gratitud se nutre entonces de una sabiduría íntima y profunda: todo está pasando.

Todo es transitorio y escapa al control tan reducido y reductor de nuestra conciencia y de nuestra voluntad.

La Gratitud es un abandono total a la sibiduria mucho más amplia del flujo de la vida, en la que el proyecto individual y personal ya no tiene ningún significado. La gratitud ya no está sujeta a lo que obtenemos para una/o mismo en términos de adquisición o propiedad (bienes, personas o cualidades). No es fruto de tener. Tampoco es esta gratitud el resultado de atributos u otras cualidades que parecen definirnos. Porque eso también es transitorio: nuestra apariencia, nuestra edad, nuestro estado de ánimo … Lo que estamos tentadas/os a definir por « quiénes somos ». La Gratitud está más allá del mérito. Es gratuita. Encuentra su fuente en la intensa vivencia de sumergirse en el flujo de la vida, sin resistirlo. Es un don incondicional de uno y una misma frente a lo desconocido: lo otro, la impermanencia, lo incontrolable.

Experimentar, incluso por un segundo, la vivencia de la Gratitud en toda su gratuidad, puede cambiar la percepción que tenemos cada ser humano de sí mismo, de otras personas.. de la vida.

Para cualquier información práctica sobre este taller, para registrarse, se le invita a contactar al organizador directamente por teléfono o por correo electrónico. Los datos de contacto se encuentran en la parte superior de la página, a la derecha. Para cualquier otra información o para intercambiar, también puede contactarme directamente por via del Formulario de contacto